Esencial de Sócrates.

Antiguamente, los estudiosos dividían la historia de la filosofía en antes y después de Sócrates. Esto debería ilustrar la importancia del pensamiento socrático. Es que antes de Sócrates, la filosofía se interesaba principalmente por cuestiones físicas y naturales, cosas que hoy se estudian por las ciencias naturales. Había gente como la escuela jónica, que quería averiguar cuál es la esencia de la materia; los eleáticos, que ponderaron el problema de la realidad del movimiento, si fuera real o una ilusión… Cosas como la ética y la política eran temas, en el mejor de los casos, tratados de forma marginal.

Ahí es donde entra Sócrates. É llevó los problemas humanos a la filosofía, problemas que hoy son estudiados no solo por la filosofía, sino también por las ciencias humanas. Fue con Sócrates que los “asuntos humanos” comenzaron a recibir un tratamiento central, dando a la filosofía el rostro que tiene hoy. A Sócrates le gustaba usar su ejemplo como herramienta pedagógica, dejando que su vida fuera su trabajo. Por esta razón no escribió ningún libro, y la mayoría de los registros que tenemos de su filosofía nos provienen de Platón, su alumno, él mismo un usuario de la lógica dialéctica.

En términos históricos, Sócrates era hijo de un escultor y una partera y se distinguió en la carrera militar antes de dedicarse a la filosofía. Su método consistía en lo que él llamaba mayéutica, que consistía simplemente en hacer preguntas dirigidas, para que el interlocutor pudiera, “solo”, llegar a cualquier verdad. Este método tiene dos ventajas: primero, evita que te avergüences, porque es más fácil avergonzarte exponiendo una idea que preguntando; en segundo lugar, es más fácil llevar a una persona al límite a través de preguntas, ya que preguntas evalúan cuánto sabe realmente la persona sobre el tema.

Este método de argumentación atrajo la ira de los poderosos hacia Sócrates porque mostraba que los políticos, poetas y artesanos de su época no sabían sobre sus propios oficios tanto como afirmaban, lo que reducía su crédito a la población normal. Entonces, para acabar con este malestar, decidieron acusar a Sócrates de corromper a la juventud y de ser ateo. El caso acabó en la corte popular y Sócrates fue, por un pequeño margen de votos, condenado a la muerte.

Ignorancia.

Antes de Sócrates, el foco de la filosofía era la naturaleza, siendo los “asuntos humanos” una preocupación secundaria. Con los sofistas y Sócrates, la filosofía se preocupa por la acción humana. Entonces podemos decir que la filosofía socrática es humanista (el llamado “humanismo socrático”). Habló de una serie de problemas: ignorancia, autoconocimiento, metodología, muerte, entre algunos otros.

Sobre el problema de la ignorancia, Sócrates fue designado por el oráculo como el hombre más sabio de la ciudad. Pero Sócrates creía que era un ignorante. ¿Cómo, entonces, Sócrates podría ser el hombre más sabio de la ciudad? ¿Se había equivocado el oráculo? Luego salió a hablar con políticos, artesanos y poetas.

Con los políticos, Sócrates intentó tener una conversación. Pero cuando comenzó a hacer preguntas a los políticos, preguntas sobre sus propias opiniones, se dio cuenta de que los políticos no siempre saben lo suficiente sobre sus propias posiciones y lo que representan. Luego se volvió hacia los poetas. Los poetas produjeron grandes textos y obras de teatro, por lo que deberían ser sabios. Pero Sócrates rápidamente se decepcionó de ellos, porque los poetas con los que hablaba no podían explicar suficientemente lo que ellos mismos habían escrito. Finalmente, hablando con los artesanos, Sócrates se dio cuenta de que muchos de ellos, al darse cuenta de que eran buenos en su oficio, también pensaban que entendían temas que no habían estudiado, como la política.

Fue entonces cuando Sócrates comprendió lo que significaba el oráculo: Sócrates era el único en la ciudad consciente de su propia ignorancia. Todos los demás pensaban que sabían lo suficiente y que no necesitaban aprender nada más. Esto es malo porque evita que la persona se corrija a sí misma. Después de todo, si una persona ya siente que posée la “sabiduría”, no buscará más mejoras ni se depurará de sus propios errores. Precisamente porque Sócrates era consciente de su ignorancia, estaba dispuesto a abandonar sus propios errores y también a buscar más conocimientos. Esta posibilidad de mejora, que sólo puede provenir de la ciencia de la ignorancia, fue el único elemento que convirtió a Sócrates en el hombre más sabio de la ciudad.

La moraleja de la historia es que siempre debes admitir tu propia ignorancia, a fin de hacer posible tu propia mejora, porque cualquiera que ya crea que sabe todo nunca se corregirá a sí mismo (y este es el peor tipo de ignorante).

Pero entonces surge un dilema: ¿puede una persona ignorante enseñar algo a alguien? Es posible. Cuando una persona ignorante le hace una pregunta, por supuesto, la pregunta le pedirá que la responda. Si la persona no sabe la respuesta, se da cuenta de que no lo sabe, lo que le anima a buscar la respuesta, si es importante para ella. Para producir este efecto, sin embargo, es necesario hacer las preguntas correctas, las que tienen más probabilidades de hacer pensar al sujeto.

Autoconocimiento.

Había este chico con aspiraciones políticas, Alcibíades. Él amaba Sócrates. Hasta el punto de ser vergonzoso. Alcibíades deseaba mucho ser gobernante algún día. Entonces Sócrates le preguntó qué se necesita para ser un gobernante. Después de un diálogo, concluyen que el buen gobernante debe mantener al pueblo en las mejores condiciones posibles y buscar el mejoramiento de sus súbditos. Pero solo puedes hacer esto si sabes lo que es el hombre.

Si no sabes qué son los seres humanos, no sabrás qué hacer, ni para mejorarlos ni para preservarlos. Una persona así no solo es incapaz de gobernar su propia vida, pero también es incapaz de gobernar a otros seres tan humanos como él mismo. Por tanto, todo aquel que aspire a una posición de poder necesita absolutamente conocer la condición humana. Conocerte a ti mismo en lo que tienes en común con los demás (tu humanidad, que es la esencia del ser humano) es el primer paso para poder gobernarte y mejorarte a ti mismo y a los demás. Sin eso, serás un mal administrador de tu propia vida y la de los demás si alcanzas una posición de poder.

¿Pero cómo conocerte a ti mismo? Según el propio Sócrates, conoces tu cuerpo mirándote en el espejo, pero solo puedes conocer tu propia alma al verte reflejado en otro. Conocer a la raza humana requiere que te veas a ti mismo en los demás, usando sus ojos como espejos para ver tu propia alma. Tenga en cuenta que esto es una analogía, no algo literal. Lo que está tratando de decir es que conocer a la humanidad y, por tanto, a nosotros mismos, requiere una vida comunitaria. No conocerás a la raza humana aislándote o pensando que eres demasiado bueno para participar en la socialización con los demás.

Sabiendo qué es el hombre, sabrás qué es lo mejor para ellos y cómo mejorarlos. Ese sería el mejor tipo de gobierno: uno que no solo gobierne a los sujetos, sino que también los mejore. La persona que no sabe lo que es el hombre tampoco sabe lo que es mejor para la raza humana, para él mismo o para los demás, siendo un pésimo administrador incluso de su propia vida.

Muerte.

Como hemos aprendido, Sócrates fue condenado a muerte, pero no le tenía miedo a la muerte. Porque Sócrates afirmó que la muerte solo puede ser una de dos cosas: un largo descanso sin sueños o el viaje del alma a otro lugar.

Suponga que el primer caso es correcto. La muerte sería entonces un cese de la sensación. No sería diferente a dormir. Todos dormimos y a nadie les gusta no dormir a la noche. Entonces, ¿por qué la muerte sería tan mala? Por otro lado, si el segundo caso es correcto, entonces no hay nada que temer, ya que la vida continuaría después de la muerte. La muerte sería entonces un acto nulo. En ambos casos, sin embargo, la muerte es un dolor para los vivos, nunca para los que mueren. No hay por qué tener miedo a morir.

Con esto, Sócrates se burla de la pena de muerte. Si la muerte no es un mal, la pena de muerte es en realidad solo una “pena” para quienes son ignorantes y no saben que la muerte no es lo peor que existe.

Recomendaciones.

Evidentemente, siempre se debe recomendar la superación personal. Se habla mucho de lo que Sócrates dijo para conocernos a nosotros mismos, pero no solo dijo eso para detenernos allí. En el contexto de Alcibíades I, el objetivo del autoconocimiento es la superación personal, primero como individuo, pero también como especie.

Además, también debemos admitir nuestra propia ignorancia de lo que no sabemos, en lugar de querer mantener las apariencias, lo que puede causar vergüenza. La gente hace esto porque teme la vergüenza de parecer ignorante. Pero reconocer la propia ignorancia es el primer paso para aprender. Ahora bien, aprender no es motivo de vergüenza. Además, al hablar de lo que no se conoce profundamente, dañará al oyente que le da fe.

Por último, invertir en formas de superar el miedo a la muerte es útil en momentos en los que es necesario tomar decisiones radicales, como guerras, hambrunas o pandemias. No estoy diciendo que nos expongamos al riesgo, ya que sería imprudente. Pero incluso una persona que no teme a la muerte comprende la importancia, en el caso de una pandemia, de no infectar a otros y que, aunque no se teme a la muerte, la vida es ciertamente un estado superior. Sin embargo, perder el miedo a la muerte nos impide sufrir (de angustia o ansiedad) incluso sin estar físicamente enfermos.

Publicado por Yure

Quando eu me formei, minha turma teve que fazer um juramento coletivo. Como minha religião não me permite jurar nem prometer, eu só mexi os lábios, mas resolvi viver com os objetivos do juramento em mente de qualquer forma.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Saiba como seus dados em comentários são processados.

%d blogueiros gostam disto: