Analecto

3 de dezembro de 2020

Atracción a menores.

“Personas atraídas por los menores” se refiere a los adultos que se sienten atraídos por los niños o adolescentes y también se refiere a los adolescentes que se sienten atraídos por los niños. El concepto se superpone con otros, como la pedofilia y la hebefilia. Sin embargo, esta categoría es bastante nueva y la mayoría de la gente no ve la diferencia entre la atracción por los menores y la pedofilia, que está, en sí misma, cargada de grandes cantidades de estigma. Debido a eso, la autoestima de las personas atraídas por los menores se ve gravemente dañada. Ellas se esconden y desarrollan el odio a sí mismos. Pero es importante que la persona atraída por los menores entienda que ella no es una amenaza para los menores, que su atracción está bien en otras culturas y que, dicho de esa manera, la atracción por los menores no es una enfermedad en sí misma, sino apenas aquí y ahora, em nuestra sociedad. Eso debería ayudar a las personas atraídas por los menores a aceptarse a sí mismas de todo corazón, ver los fenómenos culturales como pasivos de cambio, mejorar la comprensión de sí mismos y señalar para tratamiento, si necesario es.

El problema.

Intente buscar la palabra “pedofilia” en la Internet ahora mismo. Lo que probablemente verá es una serie de artículos de noticias sobre casos de violación, abuso sexual infantil o algo peor. Sin embargo, para un grupo de personas, es una imagen muy limitada. Me refiero a personas atraídas por los menores. Esas personas reconocen que tienen sentimientos por los menores, por lo que están en condiciones de juzgar lo que la gente dice sobre ellos. Y para muchas personas atraídas por los menores, las noticias no reflejan quien ellas son en realidad.

El fenómeno de la atracción por los menores es demasiado diverso para que los medios de comunicación lo describan adecuadamente. Hay personas que se sienten atraídas por los niños, llamadas “pedófilos”, pero también hay nepiófilos (atraídos por los bebés) y hebefilos (atraídos por los púberes). Hay personas atraídas por menores que sienten que su atracción, a pesar de ser ilegal, no tiene por qué serlo, pero otras prefieren que las cosas sigan como están. Y lo más interesante es que hay menores que se sienten atraídos por menores mucho más jóvenes, cómo adolescentes que sienten attración por niños.

El problema es que los medios de comunicación, al difundir información errónea, hacen que muchas personas atraídas por los menores se sientan aisladas o desesperadas. No se ven a sí mismos en los monstruos retratados en las noticias. Entonces, si eres respetuoso de la ley y te atraen los menores, podrías pensar que eres una persona única o rara. Quizás pienses que terminarás infringiendo la ley un día. Eso provoca sentimientos de desesperación. Sin embargo, esa desesperación se basa en una suposición falsa: que todas las personas atraídas por los menores son delincuentes activos o potenciales.

Dicho esto, buscar información sobre la atracción por los menores en general y la pedofilia en particular puede ser una actividad muy dolorosa e infructuosa. El objetivo de este texto es proporcionar información precisa sobre la atracción por los menores, con el fin de que la personas que perceben tener tales sentimientos sientan más a gusto, al tiempo que se enfatiza la necesidad de respetar la ley. La primera sección intenta definir la atracción por los menores, la segunda intenta explicar la diferencia entre pensamientos y acciones. Con suerte, después de leer esto, podrá dormir bien. Debido a que el texto tiene personas atraídas por menores como audiencia, escribiré en segunda persona.

Antes de continuar, debo decir que esta guía no le enseñará a violar la ley: no hay información sobre el grooming, el intercambio de pornografía infantil, nada de eso. Si llegó a esta página esperando algo de eso, me temo que se sentirá decepcionado. El texto es introductorio y, a pesar de su forma académica, no debe verse como un informe científico. Por favor, consulte las referencias para obtener más información.

Atracción a menores.

Sentirse atraído por los menores es tener un apego erótico a personas que aún no son adultas. Debido a que “menor de edad” es un término cultural, no biológico, como “niño”, no existe una edad universal para que uno sea llamado “menor de edad”, aunque, en la mayoría de las sociedades occidentales, solo eres un adulto a los 18 años. La atracción por los bebés se llama nepiofilia, la atracción por los niños prepúberes se llama pedofilia, la atracción por los niños y adolescentes púberes se llama hebefilia, la atracción por los adolescentes pospúberes se llama efebofilia. Es importante enfatizar que esos términos implican una atracción preferencial: si alguna vez te sentiste atraído sexualmente por un niño, pero fue una ocurrencia única o si tu deseo por los adultos es mayor, no eres un pedófilo. De estos sentimientos, solo la pedofilia (y, por extensión, la nepiofilia) se considera un trastorno mental, de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades y el Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales, pero solo mientras el pedófilo esté marcadamente angustiado por los sentimientos o si ha actuado según el impulso. Dicho esto, un pedófilo no es necesariamente un enfermo mental, dependiendo de qué tan bien lidia el pedófilo con sus sentimientos. La razón por la que la hebefilia y la efebofilia no se consideran trastornos, encluso cuando se manifiestan, es porque son demasiado comunes para ser consideradas como trastornos. Además, la patologización de la hebefilia tendría efectos no deseados en el campo forense ( Frances & First, 2011 ).

Las personas atraídas por menores no sólo difieren en “edades de atracción”, también difieren según la posición política. La edad de consentimiento es una ley. Posicionarse como favorable o en contra de una ley es una posición política. Hay pedófilos que son favorables a la reforma de la edad de consentimiento y hay pedófilos que no son. Las personas atraídas por menores que son favorables a reducir o abolir la edad de consentimiento a menudo se denominan “pro-consentimiento”. Quienes son favorables a dejar la edad de consentimiento como está o aumentarla a menudo se denominan “anti-contacto”. Esas etiquetas no son indicativas de la condición de delincuente: una persona puede ser pro-consentimiento y respetar la ley. Una persona atraída por menores que respeta la ley a menudo se denomina “no infractor”. Ninguna etiqueta implica una posición sobre la pornografía infantil: hay pedófilos pró-consentimiento que no desean la legalización de la pornografía infantil, mientras que algunos anti-contactos podrían querer la legalización al menos de la pornografía infantil de dibujos (shotacon/lolicon), mientras que están en contra de la legalización de la pornografía infantil con niños reales.

Uno podría preguntarse por qué adoptar una postura en particular sobre la edad de consentimiento. Mientras que aquellos que están a favor del consentimiento argumentan que algunas relaciones entre adultos e niños, sexuales o no, podrían ser inofensivas o incluso beneficiosas, de una manera que sería más justo si esas relaciones sean juzgadas caso por caso (ver citación de “Trevor” en Rivas, 2016, pág.92), los pedófilos anti-contacto argumentan que el daño aún ocurre y que podría ser devastador o que, encluso si esas relaciones pudieran ser inofensivas y recordadas positivamente, siguen siendo inmorales, ya que el consentimiento dado por el niño siempre puede ser cuestionado. El mero hecho de que tal debate exista dentro de comunidades atraídas por menores debería servir para disipar el prejuicio de que las personas que se sienten atraídas sexualmente por menores son siempre poco éticas. Porque la sexualidad incluye varios elementos interpersonales y una dinámica entre la persona que desea y la persona deseada, algo que se observa incluso en los adolescentes (si hay adolescentes atraídos por menores, entonces lo que se dice sobre el deseo adolescente en Drury & Bukowsky, 2013, páginas 128 y 129 también se aplica aquí), entonces es seguro decir que la atracción sexual es una característica de una respuesta erótica más amplia que incluye sentimientos de amor (para un relato personal de un pedófilo, ver O’Carroll, 1980, capítulo 1). Es poco probable que un pedófilo defienda cualquiera de las dos posiciones sin tener en cuenta la seguridad y los sentimientos de los niños.

También vale la pena señalar que las personas atraídas por los menores no siempre son adultos: según una de las investigaciones de B4U-ACT, la mayoría de las personas atraídas por los menores sienten su primera atracción por un niño más pequeño a los 12 años y notan que dicha atracción es preferencial a los 14 años. Eso significa que hay adolescentes que se sienten atraídos por los niños, por ejemplo. ¿Cómo respondería a esto una persona que odia a las personas atraídas por los menores como consecuencia de su deseo de proteger a los niños? Proteger a los niños también implica proteger a los niños atraídos por los menores. Entonces, odiar a las personas atraídas por los menores en general no es algo que pueda conciliarse con el deseo de proteger a los niños en general.

Causas

Las causas de la atracción hacia los menores no están claras. Se podría pensar que el problema de la atracción por los menores reside en que la persona, al crecer, sigue sintiéndose atraída por los niños, pero no siempre es así: algunas personas notan en edad avanzada que son preferiblemente atraídas por los niños. No hay “devenir” en lo que respecta a la atracción por los menores: lo eres o no lo eres. Sin embargo, se puede hablar de “descubrimiento”. Te descubres a ti mismo como una persona atraída por los menores, pero no puedes decir que un evento específico “desencadenó” la atracción. Ese fenómeno parece notarse por primera vez en la adolescencia y es resistente al cambio.

Durante un tiempo, se pensó que tener contactos sexuales con un adulto haría que el niño creciera como un pedófilo. Esa línea de pensamiento se llama “teoría del ciclo del abusador-abusado” y actualmente está siendo cuestionada. No parece haber un vínculo necesario entre tener contactos sexuales en la infancia y crecer atraído por los niños, especialmente si dicho contacto es considerado negativo por el niño.

Lo único que se puede decir es que la atracción por los menores en general y la pedofilia en particular no son opciones, y un puñado de investigadores afirman que la pedofilia podría ser una orientación sexual. Si la atracción por los menores resulta ser una orientación sexual, es posible una analogía con la homosexualidad: nada puede “convertirte en gay”; o eres gay o no lo eres. Pero puedes decir que “te descubres gay”. Si bien eso no garantiza que el sexo entre adultos y niños deba ser legal, eso significa que, si los pedófilos no eligen su condición y que no es posible cambiarla, odiarlos solo por eso es injusto. No eres responsable de los sentimientos que tienes, sino solo de tus acciones.

Caracteristicas

Las personas atraídas por los menores notan su primera atracción por los niños alrededor de los 12 años. Contrariamente a la creencia popular, no es un fenómeno exclusivamente masculino: las mujeres y las niñas también pueden sentirse atraídas por personas mucho más jóvenes que ellas. La atración tiene tres niveles: cariñoso, romántico y sexual. En el primer nivel, es posible que sienta deseos de cuidar a los jóvenes, ofrecer orientación (ver artículo que se encuentra en el New York Post, 2007, citado en Rivas, 2016 , páginas 113 a 115), proteger y estar disponible para sus necesidades. Eso ayudaría a explicar por qué tantos escándalos sexuales involucran a personas en puestos de orientación, como sacerdotes o maestros. En el segundo nivel, el impulso es tener una relación emocional (Rivas, 2016, página 264). En el tercer nivel, los deseos se orientan hacia lo que llamaríamos “abuso sexual”, en términos legales: tocar, acariciar, actos que se centran más a menudo en el niño (ver lo que dice de D. J. West, en O’Carroll, 1980 , Capítulo 3). Se ha señalado en la literatura que, al menos cuando se trata de pedófilos (sin incluir hebéfilos o efebófilos), la penetración es una característica poco común del contacto sexual con niños. Teniendo en cuenta que esos sentimientos sexuales pueden coexistir con sentimientos amorosos, parece natural que los pedófilos, como personas atraídas por niños prepúberes, se abstengan de la actividad de penetración, ya que sería doloroso y probablemente degradante para el niño (ver O’Carroll, 1980, capítulo 6, donde explica por qué debería haber una edad de consentimiento para ciertos actos de penetración). Es poco probable que un niño inmaduro que experimenta la penetración lo disfrute: perder la virginidad puede ser una experiencia dolorosa para las niñas mayores e incluso para las mujeres, y mucho menos para un niño pequeño. Un niño nunca debe someterse a nada más allá de su nivel de madurez.

Sin embargo, como lo implican los dos primeros niveles de atracción (cuidado y romance), es probable que no sienta gratificación si el niño o adolescente no está dispuesto. Los legos podrían entonces preguntar “¿qué dicer de los casos de violación infantil que vemos en la televisión?” Ahora se sabe que la mayoría de las personas detenidas por tener relaciones sexuales con menores no cumplen los criterios de diagnóstico de pedofilia. En términos simples, eso significa que la mayoría de las personas procesadas por tener relaciones sexuales con niños no son pedófilos en primer lugar. Hay varias razones para que una persona tenga relaciones sexuales con menores y la pedofilia es solo una de ellas. La persona podría tener relaciones sexuales con un menor por experimentación, venganza, deseo de causar dolor, entoxicación, trastorno mental o, en casos extremos, raros, deseo de violación.Si solo una minoría de esas personas en la televisión son verdaderos pedófilos, se supone que los laicos deban estar más preocupados por las personas “normales” que podrían abusan de sus hijos. Si un abusador realmente podría ser “cualquiera”, ahora se sabe que rara vez es un pedófilo. De hecho, hay una gran cifra de la que rara vez se habla: algunas personas que tienen contactos sexuales ilegales con niños también pueden ser también niños, que pueden tener tales contactos de manera inofensiva y voluntaria.

Finalmente, considerando el impacto social de esas relaciones y los sentimientos cariñosos y románticos que coexisten con los sentimientos sexuales, no es de extrañar que muchas personas atraídas por los menores elijan permanecer célibes em relación a los niños y adolescentes (el ejemplo clásico es la relación entre Alice Liddell y Lewis Carroll, como se ve en Rivas, 2016, página 271). De hecho, encluso entre aquellos que defienden un punto de vista a favor del consentimiento, tener una relación sexual con un menor se considera poco ético, ya que puede exponer tanto al adulto como al menor a las tribulaciones de la intervención social. Entonces, los pedófilos que tienen sentimientos sinceros de amor por los niños deben permanecer célibes, encluso si no quieren hacer daño, al menos hasta que el clima se vuelva más tolerante con esas relaciones.

¿Existe algún tratamiento o cura?

Si la atracción por los menores es una orientación sexual o un trastorno, es resistente al cambio. Sabemos que la terapia de aversión, una vez utilizada como un intento de cambiar la atracción homosexual en heterosexual, no funciona. De hecho, Leinwand equiparó la terapia de la aversión al castigo, del tipo cruel e inusual. Este castigo todavía se aplica a personas con atracciones sexuales problemáticas. Las técnicas de terapia de aversión incluyen descargas eléctricas, enducción de vómitos, zumbidos de alta frecuencia y otros estímulos desagradables, mientras que, al mismo tiempo, también se le da a esa persona algo que la excita sexualmente (ver notas al pie de página en O’Carroll, 1980 , capítulo 4).

Si no se puede cambiar la atracción por los menores, lo mejor que podemos hacer en el clima actual es ayudar a las personas atraídas por los menores a cumplir la ley mientras mejoran su calidad de vida. Cuando estás aislado o tiene la sensación de “no tener nada más que perder”, eres más propenso a ofender. Eso significa que aislar de la sociedad a las personas atraídas por los menores no es útil para los objetivos de la sociedad, ni para los objetivos de la persona atraída por menores de no cometer delitos. Con eso en mente, el grupo terapéutico B4U-ACT no aboga por un tratamiento que tenga como objetivo “curarlo”, especialmente porque B4U-ACT no ve la atracción por los menores como una enfermedad. Se supone que los terapeutas que trabajan con B4U-ACT deben ceñirse a un trato humano, centrado en tu bienestar, lo que reduce las posibilidades de crime.

Sentimientos y acciones.

Sentir atracción por los menores es diferente a tener relaciones sexuales com los menores. Para hacer una analogía, varias personas sienten deseos de hacer cosas ilegales: asesinar o golpear a una persona que no les gusta, experimentar con drogas ilícitas o jugar juegos ilícitos. Sin embargo, tener esos sentimientos no garantiza que una persona actúe según esos impulsos. No obstante, la gente tiene derecho a tener fantasías. Igual va para usted.

En Japón, se tolera la pornografía infantil de dibujos, en forma de manga lolicon / shotacon. Pero la disponibilidad de dicha pornografía (como con cualquier pornografía) no parece aumentar en absoluto las tasas de contactos sexuales ilegales con niños en Japón ( Diamond & Uchiyama, 1999 , página 10). Según el medio de noticias International Business Times, tanto Estados Unidos como Reino Unido, dos territorios que están muy comprometidos en la lucha contra la pedofilia, aparecen en la lista de los cinco países con mayores tasas de abuso sexual infantil. Es importante recordarle que la información proviene de un medio de comunicación y que no se da la definición de “niño” en el artículo. Pero supongamos que la lista es precisa. Si es así, ¿cómo podemos explicar tal hecho?

En un estudio sobre la presencia de pornografía y su correlación con las tasas de delitos sexuales en la República Checa, leemos: “De particular interés es que este país, como Dinamarca y Japón, tuvo un intervalo prolongado durante el cual la posesión de pornografía infantil no era ilegal y , al igual que esos otros países, mostró una disminución significativa en la incidencia de abuso sexual infantil “. ( Diamond et al, 2011, página 1039). Si bien eso no garantiza que la pornografía infantil deba ser legal, eso podría significar que la presencia de pornografía infantil hace que los pedófilos, en particular, sean menos propensos a buscar encuentros con niños reales. Eso podría ayudar a explicar por qué las tasas de abuso sexual infantil son bajas en Japón, pero altas en Estados Unidos: Japón permite que los pedófilos tengan una salida para sus sentimientos, dándoles una descarga segura, en forma de fantasía, como juegos, manga (doujin) y anime. Siempre que dicha salida sea una fantasía, los niños reales no tienen que participar en absoluto en la producción. Por eso, se están realizando algunas investigaciones en el tema de la pornografía infantil en realidad virtual, que serviría para el mismo propósito. Si bien la evidencia que muestra que la pornografía infantil hace que los pedófilos sean menos propensos a cometer delitos no es concluyente, aún vale la pena intentar investigar el uso de la pornografía infantil sin niños reales como mecanismo de expresión sexual. Si tú estás en contra de cualquier modificación en las leyes de edad de consentimiento, esta posibilidad aún es algo que considerar.

Incluso si no se da una salida, nadie puede quitarle el derecho a fantasear. No es posible hacer que los pensamientos y sentimientos sean ilegales. Siempre que encuentre una manera de obtener alivio sexual legal, la propensión a infringir la ley será menor. Además, existen otras formas de expresión que no son sexualmente explícitas. Por ejemplo, en 2018 se publicó una novela de “amor por los chicos”. No fue el primer libro de su tipo y probablemente no será el último. Otro ejemplo sería la película I Love You, Daddy, lanzado en 2017. La existencia de obras de ficción legales con tales temáticas demuestra que la sublimación del deseo a través del trabajo artístico también es posible y también se puede hacer de manera aceptable, legal e incluso rentable. También vale la pena señalar que estos trabajos pueden muy bien ser realizados por personas que ni siquiera se sienten atraídas por los menores.

Edad de consentimiento y cultura.

La volatilidad de las leyes las hace inadecuadas para definir qué está enfermo y qué no, aunque pueden dictar qué es socialmente aceptable y qué no. Este es un tema importante a tocar para el bienestar de las personas atraídas por los menores, porque parte de la vergüenza que sienten por sus sentimientos proviene del hecho de que muchas formas de expresión sexual son ilegales en su territorio.

La edad de consentimiento varía según las culturas, según el tiempo y el lugar. Las primeras edades de consentimiento fueron muy bajas. Tan bajas edades de consentimiento reflejan que, históricamente, las relaciones sexuales entre adultos y personas que hoy en día clasificarían como menores solían ser comunes, pero no suficientemene estudadas ( Cleves, 2020 , señala e intenta contribuir a dicho estudio). En Estados Unidos, por ejemplo, la edad de consentimiento solía ser 7 en Delaware Los movimientos sociales, especialmente el feminismo (ver, por ejemplo, Sandfort, 1987, capítulo 1), jugaron un papel en cambiar esa imagen, aunque algunos círculos de derechos de las mujeres son más sexualmente liberales hoy en día. Pero incluso hoy, las edades de consentimiento pueden ser muy bajas en otros lugares: la edad más baja de consentimiento en Japón es 13, la edad de consentimiento en Brasil es 14 en todo el país y es 12 en Filipinas. El caso de Brasil es especialmente interesante porque la edad de consentimiento en Brasil era de 16 años en 1920, actualmente es de 14 y hubo una propuesta para bajarla a 12, porque, entre otras cosas, fue descuberto que la ley estaba interfiriendo con los romances de adolescentes. Entonces, de los países que acabo de mencionar, Brasil muestra una tendencia a reducir su edad de consentimiento a medida que pasa el tiempo. También hay países que no tienen edad de consentimiento, pero tienen límites de edad mínima para contraer matrimonio, que también pueden ser bastante bajos. Esos países imponen con frecuencia restricciones a la actividad sexual para mantenerla dentro del matrimonio. Entonces, en algunos países, si está casado, la disparidad de edad no importa. Por último, en las culturas indígenas aisladas, tal ley también puede estar ausente (para varios ejemplos de tales tribus, ver O’Carroll, 1980 , capítulo 2). Finalmente, hay iniciativas contra el concepto mismo de vigilancia de la sexualidad de los jóvenes, como el programa de partidos del Partido Comunista de Gran Bretaña (CPGB-PCC), que enumera, como una de sus demandas inmediatas, la eliminación del control parental, religioso o policial sobre la sexualidad de los jóvenes y la elaboración de una legislación alternativa contra la explotación sexual infantil. Por otro lado, un movimiento mundial para elevar la edad de consentimiento en todo el mundo no podría realizarse sin encontrar mucha resistencia cultural, especialmente en Oriente. Tal movimiento tardaría décadas en tener éxito.

Eso significa que tener aventuras románticas o sexuales con menores no siempre es ilegal, dependiendo del contexto. Si nació en el lugar correcto, en el momento adecuado, su atracción sería tolerada, aceptada o incluso apreciada. No es como si estuvieras enfermo; el problema es nacer en la cultura equivocada. Si bien eso es un hecho y si bien la edad de consentimiento es realmente volátil, señalar eso por sí solo no debe verse como un estímulo para infringir la ley, ni como un estímulo para tener relaciones sexuales con niños. Esta volatilidad se ha señalado exhaustivamente en otros trabajos (véanse algunas referencias al fin del texto).

Después de esto, uno podría preguntarse por qué la edad de consentimiento en Reino Unido y Estados Unidos, por ejemplo, es tan alta. Uno de los argumentos para mantener una edad de consentimiento alta es que los niños maduran a ritmos diferentes: un niño de 15 años podría comportarse como si tuviera 12, a pesar de que otro de 15 sea capaz de comportarse como si tuviera 18. Por lo tanto, poner el listón alto podría garantizar que ningún niño o adolescente subdesarrollado consienta en algo que en realidad no comprenda.

Estadísticas y anécdotas.

Pero edades más bajas de consentimiento implican que las relaciones a cierta edad pueden no ser violentas. Eso genera la pregunta sobre si el contacto sexual antes de la edad de consentimiento es siempre dañino o no. ¿Pueden funcionar las relaciones entre adultos y niños? La evidencia estadística y anecdótica muestra que las relaciones intergeneracionales no son consistentemente dañinas. Si el contacto sexual precoz siempre fuera perjudicial, la edad de consentimiento variaría menos. Además, si ese fuera el caso, la edad de consentimiento sería una ley mucho más antigua, como las leyes contra el asesinato, la violencia, la violación y el robo.

La consideración del contacto sexual precoz recordado positivamente no se incluiría en este documento si no estuviera registrado en la literatura que conocer dicha información podría mejorar tu autoestima. Pero una discusión sobre la intimidad sexual adulto-niño experimentada positivamente no puede realizarse sin considerar las razones de la prohibición.

La evidencia no demuestra la creencia de que la intimidad sexual entre adultos y niños siempre es dañina. Algunos de esos contactos se recuerdan como positivos. Uno de los libros que se utiliza como referencia para este texto es Positive Memories, de Rivas, que recopila anécdotas de contactos sexuales voluntarios, recordados positivamente, entre menores de 15 años con adultos no menores de 18 ( Rivas, 2016 , pág. 9). Esas anécdotas fueron extraídas de otros trabajos, como biografías, reportajes, artículos científicos y otros. Las fuentes se pueden encontrar en la bibliografía del libro. Otras compilaciones están disponibles en otros lugares.

Existen algunos estudios que podrían usarse para probar la existencia de relaciones intergeneracionales no violentas. Algunos de ellos que puedo mencionar son Tindall, 1978 ; Sandfort, 1984 ; Sandfort, 1987 ; Condy et al., 1987 ; Kilpatrick, 1987 ; Leahy, 1996 ; Nicholas y Tredoux, 1996 ; Bauserman y Rind, 1997 ; Rind y Tromovitch, 1997 ; Rind et al., 1998 ; Rind, 2001 ; Ulrich et al., 2005-2006 ; Arreola et al, 2008 ; Arreola et al, 2009 ; Carballo-Diéguez et al, 2011 ; Rind y Welter, 2013 ; Dolezal et al, 2014 ; Rind, 2016 ; Rind y Welter, 2016 ; Lahtinen et al, 2018 ; Mulya, 2018 ; Wet et al, 2018 ; Rind, 2020 ; Vasilenko et al, 2020 ; Daly, 2021 . Estos estudios ofrecen evidencia estadística de que el contacto sexual entre un adulto y un niño puede ser tanto inofensivo como voluntario (no violento). Puede notar que algunos de esos estudios son bastante recientes, mientras que otros son antiguos. Sería interesante consultarlos si desea leer más sobre el tema. Pero no es mi objetivo exponer los datos recopilados por esos investigadores.

También vale la pena mencionar que ninguno de esos estudios toma una posición definitiva a favor de la legalización. Por ejemplo, Mulya, 2018, dice que las anécdotas de intimidad sexual entre adultos / niños recordadas positivamente no deben verse como un intento personal de hacer que esas relaciones sean legalmente aceptables. De la misma forma, Lahtinen et al, 2018, solo intenta explicar por qué algunos niños no reportan a las autoridades el contacto sexual con adultos cuando ocurre tal contacto y uno de los hallazgos del estudio es que algunos niños no reportan porque no ven el contacto como algo digno de mención mientras que un puñado no denuncian porque disfrutaron de la experiencia. Pero el estudio no concluye que tales experiencias deban legalizarse, sino que se debe alentar a los niños a informar los padres o autoridades, sin importar cómo evalúen la experiencia que tuvieron. Pero el hecho de que existen estudios que muestran que las relaciones precoces pueden ser positivas y otros estudios que muestran lo contrario muestra que la edad no es determinante en la forma en que un menor evalúa sus experiencias sexuales (Boydell y col., 2021 ). Eso significa que la existencia de tales estudios no debe interpretarse como que tales relaciones son siempre positivas, al igual que las relaciones con adultos no lo son. Pero tal vez la existencia de estudios contradictorios en este asunto sugiere que la edad no es lo que deberíamos estar mirando, sino la preparación individual (esto da fuerza al argumento a favor del consentimiento de que tales relaciones deberían evaluarse caso por caso). Dicho esto, la mera exposición de estos datos no debe verse como un estímulo para infringir la ley. Además, los datos científicos por sí solos tampoco pueden operar cambios en la ley y, si la ciencia quiere ser imparcial, no debe preocuparse por la política o la ley, sino por los hechos.

Si las relaciones intergeneracionales pueden tener un afecto genuino entre las partes, ¿por qué el contacto sexual entre adultos y niños sigue siendo ilegal? La respuesta se basa en el consentimiento informado. La creencia de que los niños no pueden dar su consentimiento parece ser la única razón por la que esos contactos todavía se consideran siempre abuso (ver la cita de Archard, en Jahnke et al, 2017 , página 3). Pero, ¿qué significa “dar su consentimiento” en este contexto, ya que muchos de esos contactos son considerados “voluntarios” por la supuesta víctima?

El consentimiento informado es necesario cuando existe un riesgo: siempre que esté a punto de hacer algo peligroso, debe ser consciente de las consecuencias de un acto y debe poder tomar una decisión libre sobre si tomar el riesgo o no (ver Lavin, 2013, página 5). El sexo se considera riesgoso, en el sentido de potencialmente dañino. Si el sexo es potencialmente dañino, toda persona que se dedique a prácticas sexuales debe dar su consentimiento informado, debe ser consciente de las consecuencias y poder tomar una postura libre para asumir el riesgo o no. El problema con el contacto sexual adulto / niño es que, si bien algunos adultos no son plenamente conscientes de las consecuencias de sus actos y mientras que el desequilibrio de poder es inherente a las relaciones humanas, los niños ignoran las consecuencias y se encuentran en una posición de desventaja social hacia el toda la sociedad. El consentimiento informado se basa en información o dinámicas de poder favorables y nada de esto está presente para el niño en tal relación. Y eso también explica por qué la edad de consentimiento varía entre culturas: diferentes países tienen diferentes actitudes hacia el sexo, jóvenes más o menos informados, mayor o menor alcance de los derechos del niño, en diferentes contextos históricos dados. Entonces, cuando alguien dice “los niños no pueden dar su consentimiento”, lo que están diciendo, en términos funcionalistas es:

  1. los niños no están lo suficientemente informados para dar un consentimiento válido a las relaciones sexuales que son inherentemente desiguales, y;

  2. este tema es importante porque el sexo es riesgoso, es decir, potencialmente dañino.

Porque dar consentimiento a un acto sin información sobre las consecuencias es una opción nula y porque dar consentimiento en una situación en la que realmente no puedes decir “no” (ya que un adulto peligroso podría intentar forzar al niño si se niega el consentimiento) también es nulo, el consentimiento del niño es nulo o, al menos, no informado, por lo tanto legalmente inválido (en cuyo caso, el niño podría haber dado su consentimiento, es solo que la ley ignorará dicho consentimiento). No importa si el niño dijo que sí: si su consentimiento es nulo, el acto equivale a una violación, aunque sea en términos puramente legales. Esa es la razón fundamental detrás del consentimiento informado y la razón por la que el contacto sexual entre adultos y niños sigue siendo ilegal. Incluso si el acto se realiza genuinamente y libremente e incluso si no resulta ningún daño, sino solo beneficio, el acto aún es inmoral.

Para muchas cosas, los padres y tutores deben dar consentimiento, pero no sus hijos ( Lavin, 2013 ). Entonces, cuando se trata de asuntos sexuales, encluso si se aboliera la edad de consentimiento, eso no equivale a la plena liberación del niño. El niño aún sería cuidado y nutrido por sus padres, quienes serían responsables de ellos y responsables del daño que el niño pudiera sufrir por cualquier cosa, sexual o no. Por eso, muchos padres no aceptarían que sus hijos se involucren en tales aventuras, encluso si el niño llega a expresar su deseo de participar.

En cualquier caso, los niños tienen su propio ritmo de maduración y cada niño se desarrolla de manera diferente. Se supone que deben aprender sobre su sexualidad a su manera. Esta es una situación muy delicada, porque la introducción de elementos adultos en una sexualidad aún cuarteada podría perjudicar el desarrollo de dicha sexualidad, lo que podría resultar en frustración para el niño después de que crezca o incluso inmediatamente. Aún tendríamos que considerar la posibilidad de que los adultos egoístas engañen o manipulen al niño o intenten hacer que su interés prevalezca sobre el interés del niño. Si esa es una posibilidad, la legalización sigue siendo riesgosa. Estoy seguro de que puedes ser una persona cariñosa, pero es posible que otros no lo sean tanto. Y finalmente, un niño y un adulto en una relación sexual podrían estar buscando cosas diferentes: el adulto podría estar buscando intimidad física y un límite emocional, mientras que el niño estaría motivado por la curiosidad y el placer. Si las motivaciones son diferentes, es posible que la relación no sea satisfactoria para ninguno de los dos.

Además, el acto, cuando se descubrió, causará daño a ambas partes de la relación, debido al procedimiento judicial y, probablemente, terapia después. Reitero que actuar sobre esos deseos en un contexto cultural que desaprueba tal conducta es una muestra de irresponsabilidad. Las personas atraídas por menores a favor del consentimiento están interesadas en cambiar las leyes (véase Sandfort, 1987, capítulo 3 para un ejemplo de intento de reforma de la edad de consentimiento en los Países Bajos), pero no deberían estar interesados ​​en violar las leyes, no solo por su propia seguridad, sino también por cómo el niño podría responder a la intervención (por un anécdota sobre cómo la intervención social por sí sola puede dañar tanto a adultos como a niños, ver Rivas, 2016 , páginas 27 a 32)

Recomendaciones.

Si no necesariamente cometerá ningún delito, si la mayoría de las personas que cometen delitos sexuales contra niños no son pedófilos en primer lugar y si tales atracciones han sido, son y podrían ser aceptables según el contexto cultural, entonces no tiene motivos para sentirse enfermo. Si eso es todo lo que necesita escuchar o leer, puede dejar el tema por completo y dejar de preocuparse por esto, ya que es la preocupación, y no los sentimientos en sí mismos, lo que causa la vergüenza y la culpa. Eso implica que la sociedad te hace sentir mal, no los sentimientos que están presentes en ti.

Si ese es el caso, podría usar alguna compañía para al menos hacer frente a la sensación de aislamiento. Hay comunidades legales en línea y fuera de línea en las que las personas atraídas por menores pueden confiar para intercambiar experiencias y recibir orientación de personas que comparten la atracción. Por supuesto, también se le anima a evitar las comunidades ilegales. B4U-ACT tiene un grupo de apoyo de pares, por ejemplo. Otras comunidades como Boychat / Girlchat, Virtuous Pedophiles y los grupos JORis de NVSH (este último en Holanda) también son opciones. De esos, solo Virtuous Pedophiles tiene requisitos estrictos para ser miembros, ya que la persona que se une a su grupo también debe ser anti-contacto. B4U-ACT, Boychat / Girlchat y los grupos JORis de NVSH no tienen tal requisito. Como B4U-ACT quiere llegar a la mayor cantidad posible de personas atraídas por menores, tiene sentido que no impulse ningún punto de vista en particular sobre el tema del contacto: cuando la Pedophile Information Exchange operó en el Reino Unido, se impulsó el activismo a favor del consentimiento, lo que allejó algunos membros ( O’Carroll, 1980, Capítulo 11). Cuando se trata de la reforma de la edad de consentimiento, los grupos de apoyo y el activismo político son difíciles de conciliar, si no imposibles. Dicho esto, si un grupo de apoyo para personas atraídas por menores quiere llegar a la mayor cantidad de personas posible, debe evitar cualquier posición definitiva sobre la edad de consentimiento, lo que alentaría la participación de personas atraídas por menores tanto a favor del consentimiento como en contra del contacto. Esta actitud también mantendría a la propia organización a salvo. Los grupos JORis y B4U-ACT también celebran reuniones de la vida real en algunas ocasiones, pero, mientras que los grupos JORis intentan ser un grupo de apoyo donde las personas pueden presentarse y hablar sobre sus luchas para recibir apoyo de pares, las reuniones de la vida real que lleva a cabo B4U-ACT son de carácter académico y también participan investigadores. Si bien las personas asisten a las reuniones de B4U-ACT por su cuenta, el sistema de justicia deriva a algunas personas a los grupos JORis.

No ver la atracción por los menores como algo negativo y tener a otros que entiendan y escuchen es crucial para el bienestar de las personas atraídas por los menores, evitando una mentalidad temida de “no tener nada que perder”, que haría que las personas atraídas por los menores sean propensas a la acciones extremas, como el suicidio. Si las personas odian a las personas atraídas por los menores porque se cree que siempre ofenden la ley y todos los que infringen la ley se sienten atraídos por los menores, entonces no hay razón para odiarlos, ya que esa creencia es manifiestamente errónea. No vale la pena odiarlos. De hecho, si no eres un ofensor, pasas por perfectamente “normal”. Es probable que muchas personas sean amigas de al menos una persona como tú.

Para disipar los prejuicios que existen con respecto a las personas atraídas por los menores, la mejor solución sería asumirse como una persona atraída por los menores. Es mucho más seguro “asumirse” en línea, en cuentas dedicadas, y muchos lo han hecho en Facebook, Twitter, Youtube, WordPress, Tumblr, Medium, etc. La libertad de expresión es un derecho humano y la libertad de pensamiento es algo que no se te puede quitar. Ninguna petición puede cambiar eso. Si puede asumirse en línea, especialmente si sabe cómo separar su identidad pública de la vida real de una identidad de cuenta en línea dedicada, ya es útil. El prejuicio contra las personas atraídas por los menores solo existe porque las personas pueden decir lo que quieran sobre una minoría silenciosa. ¿Cuántas personas atraídas por los menores hay? La estimación más baja, según la página de datos de B4U-ACT, es de 600.000 adultos, solo contando Estados Unidos. ¿Cuántos existen en otros países? ¿Son todas esas personas malas?

Lee más.

AGEOFCONSENT.NET. Highest and lowest ages of consent. Disponible en: < https://www.ageofconsent.net/highest-and-lowest >. Fecha: 09/10/18.

ARREOLA, S. ; NEILANDS, T. ; POLLACK, L. ; PAUL, J. ; CATANIA, J. Childhood sexual experiences and adult health sequelae among gay and bisexual men: defining childhood sexual abuse, en The Journal of Sex Research, july to september, 2008. Taylor & Francis, 2008.

ARREOLA, S. G. ; NEILANDS, T. B. ; DÍAZ, R. Childhood sexual abuse and the sociocultural context of sexual risk among adult latino gay and bisexual men, en American Journal of Public Health, supplement 2, volumen 99, numero S2. American Public Health Association, 2009.

B4U-ACT. FAQ. Disponible en: < http://www.b4uact.org/know-the-facts/faq/#faqaccord6 >. Fecha: 09/02/18.

B4U-ACT. FAQ for MAPs. Disponible en: < http://www.b4uact.org/attracted-to-minors/faq-for-maps/ >. Fecha: 09/04/18.

B4U-ACT. Learn. Retrived from: < http://www.b4uact.org/know-the-facts/ >. Fecha: 09/01/18.

B4U-ACT. Past workshops and symposiums. Disponible en: < http://www.b4uact.org/events-timeline/workshops/ >. Fecha: 09/13/18.

B4U-ACT. Peer support. Disponible en: < http://www.b4uact.org/attracted-to-minors/peer-support/ >. Fecha: 09/13/18.

B4U-ACT. Research ethos. Disponible en: < http://www.b4uact.org/about-us/statements-and-policies/research-ethos/ >. Fecha: 09/04/18.

B4U-ACT. Youth, suicidality, and seeking care. Disponible en: < http://www.b4uact.org/research/survey-results/youth-suicidality-and-seeking-care/ >. Fecha: 09/02/18.

BAUSERMAN, R. ; RIND, B. Psychological Correlates of Male Child and Adolescent Sexual Experiences with Adults: A Review of the Nonclinical Literature, en Archives of Sexual Behavior, volumen 26, numero 2. Plenum Publishing Corporation, 1997.

BOYDELL, V. ; WRIGHT, K. Q. ; SMITH, R. D. A rapid review of sexual pleasure in first sexual experience(s), en The Journal of Sex Research, 19 de abril, pages 1 a 13. Taylor & Francis, 2021.

BOYLE, D. Woman, 22, who had “sexual contact” three times with a boy, 14, who she met on the Internet avoids jail after judge says “there was genuine affection” between the pair. Disponible en: < https://www.dailymail.co.uk/news/article-8477231/Woman-22-sexual-contact-three-times-boy-14-avoids-jail.html >. Fecha: 09/25/20.

BRADSHAW, P. I Love You, Daddy review – Louis CK’s brazen comedy is a screwball success. Disponible en: < https://www.theguardian.com/film/2017/sep/09/i-love-you-daddy-review-louis-ck-toronto-film-festival-tiff >. Fecha: 09/09/18.

BROWN, E. N. Beyond gay and straight: new paper says sexual orientation is much more complicated. Disponible en: < https://reason.com/blog/2016/08/24/beyond-gay-straight-sexual-orientation >. Fecha: 09/01/18.

CAMPBELL, C. ; MALLAPPA, A. ; WISNIEWSKI, A. B. ; SILOVSKY, J. F. Sexual behavior of prepubertal children, en Handbook of Child and Adolescent Sexuality: Developmental and Forensic Psychology. Elsevier, 2013.

CARBALLO-DIÉGUEZ, A. ; BALAN, I. ; DOLEZAL, C. ; MELLO, M. B. Recalled Sexual Experiences in Childhood with Older Partners: A Study of Brazilian Men Who Have Sex with Men and Male-to-Female Transgender Persons, en Archives of Sexual Behavior, 41, pages 363 to 376. Springer Nature, 2011.

CASH, B. M. Self-identifications, sexual development and well-being in minor-attracted people: an exploratory study. Disponible en: < https://www.ipce.info/library_3/files/brian_cash_thesis.htm >. Fecha: 09/11/18.

CLEVES, R. H. The problem of modern pederasty in queer history: a case study of Norman Douglas, en Historical Reflections, volumen 46, issue 1, pages 47 to 61. Historical Reflections/Réflexions Historiques and Berghahn Books, 2020

CLRESEARCHBLOG. Does sexual abuse cause pedophilia? Disponible en: < https://clresearchblog.wordpress.com/2017/07/08/does-sexual-abuse-cause-pedophilia/ >. Fecha: 09/02/18.

CLRESEARCHBLOG. Pedophilia as a sexual orientation. Disponible en: < https://clresearchblog.wordpress.com/2017/07/08/pedophilia-is-a-sexual-orientation/ >. Fecha: 09/02/18.

COMMUNIST PARTY OF GREAT BRITAIN. Immediate demands. Disponible en: < http://cpgb.org.uk/pages/programme/3-immediate-demands/ >. Fecha: 03/09/21.

CONDY, S. R. ; TEMPLER, D. I. ; BROWN, R. ; VEACO, L. Parameters of sexual contact of boys with women, en Archives of Sexual Behavior, volumen 16, numero 5. Plenum Publishing Corporation, 1987.

D’AGOSTINHO, R. Tribunais absolvem acusados de sexo com menor apesar de nova lei. Disponible en: < http://g1.globo.com/brasil/noticia/2012/05/tribunais-absolvem-acusados-de-sexo-com-menor-apesar-de-nova-lei.html >. Fecha: 09/10/18.

DALY, N. R. Relationship of Child Sexual Abuse Survivor Self-Perception of Consent to Current Functioning. Available at: < https://nsuworks.nova.edu/cps_stuetd/136/ >. Fecha: 10/10/20.

DIAMOND, M. ; JOZIFKOVA, E. ; WEISS, P. Pornography and sex crimes in Czech Republic, en Archives of Sexual Behavior, 40, pages 1037 to 1043. Springer Science+Business, 2011.

DIAMOND, M. ; UCHIYAMA, A. Pornography, rape and sex crimes in Japan, en International Journal of Law and Psychiatry, volumen 22, numero 1, pages 1 to 22. Elsevier, 1999.

DISCOVER THE TRUTH. Age of consent in European & American history. Disponible en: < https://discover-the-truth.com/2013/09/09/age-of-consent-in-european-american-history/ >. Fecha: 09/10/18.

DOLEZAL, C. ; CARBALLO-DIÉGUEZ, A. ; BALÁN, I. C. ; PANDO, M. A. ; MABRAGAÑA, M. ; MARONE, R. ; BARREDA, V. ; AVILA, M. M. Childhood sexual experiences with an older partner among men who have sex with men in Buenos Aires, Argentina, en Child Abuse & Neglect, 38, pages 271 a 279. Elsevier, 2014.

DRURY, K. M. ; BUKOWSKY, W. M. Sexual development, en Handbook of Child and Adolescent Sexuality: Developmental and Forensic Psychology. Elsevier, 2013.

FRANCES, A. ; FIRST, M. B. Hebephilia is not a mental disorder in DSM-IV-TR and should not become one in DSM-5, en Journal of the American Academy of Psychiatry and the Law, 39, pages 78 to 95. The American Academy of Psychiatry and the Law, 2011.

GIELES, F. Ethics and intimacy in intergenerational relationships: “first do no harm”. Disponible en: < https://www.ipce.info/ipceweb/Statements/ethics.htm >. Fecha: 09/13/18.

GIELES, F. Helping people in the Netherlands with paedophilic feelings. Disponible en: < https://tomocarroll.wordpress.com/2018/07/09/mutual-support-aimed-at-self-acceptance/ >. Fecha: 09/13/18.

GIELES, F. “I didn’t know how to deal with it”: young people speak out about their sexual contacts with adults. Disponible en: < http://www.humanbeing.demon.nl/humanbeingsweb/Library/I_DIDNT_KNOW_HOW.html >. Fecha: 02/09/19.

GOODREADS. “The Unorthodox Thing About Love, a novel”, by Jonas Boehm. Disponible en: < https://www.goodreads.com/book/show/41152583-the-unorthodox-thing-about-love >. Fecha: 11/25/18.

HENLEY, J. Paedophilia: bringing dark desires to light. Disponible en: < https://www.theguardian.com/society/2013/jan/03/paedophilia-bringing-dark-desires-light >. Access date: 09/02/18.

IACCINO, L. Child sexual abuse: top 5 countries with the highest rates. Disponible en: < https://www.ibtimes.co.uk/child-sexual-abuse-top-5-countries-highest-rates-1436162 >. Fecha: 09/09/18.

JAHNKE, S. ; SCHMITT, S. ; MALÓN, A. What if the child appears to enjoy it? Moral attitudes towards adult-child sex among men with and without pedohebephilia, en The Journal of Sex Research, 00, pages 1 to 12. Routledge, 2017.

JUMIMA. When a boy goes with a man… Disponible en: < https://jumima.net/en/ >. Fecha: 07/11/20.

KATRIEN. Minor-attracted figures in history. Disponible en: < https://philiaresearch.wordpress.com/2015/02/09/minor-attracted-figures-in-history/ >. Fecha: 09/10/18.

KILPATRICK, A. C. Childhood Sexual Experiences: Problems and Issues in Studying Long-Range Effects, en The Journal of Sex Research, volumen 23, numero 2, pages 173 to 196. Routledge, 1987.

LAHTINEN, H-M. ; LAITILA, A. ; KORKMAN, J. ; ELLONEN, N. Children’s disclosures of sexual abuse in a population-based sample, en Child Abuse & Neglect, 76, pages 84 to 94. Elsevier, 2018.

LAVIN, M. Choosing for children, en Handbook of Child and Adolescent Sexuality: Developmental and Forensic Psychology. Elsevier, 2013.

LEAHY, T. Sex and the age of consent: the ethical issues, en Social Analysis, numero 39. 1996.

LEINWAND, S. N. Aversion therapy – punishment as treatment and treatment as cruel and unusual punishment. Disponible en: < https://www.ncjrs.gov/App/publications/Abstract.aspx?id=35461 >. Fecha: 09/04/18.

MALLETT, X. Child sex abuse doesn’t create paedophiles. Disponible en: < https://theconversation.com/child-sex-abuse-doesnt-create-paedophiles-60373 >. Fecha: 09/16/18.

MHAMIC. What’s wrong with adult-child sex (Finkelhor). Disponible en: < https://www.mhamic.org/sources/finkelhor.htm >. Fecha: 7/17/18.

MULYA, T. W. Contesting the Dominant Discourse of Child Sexual Abuse: Sexual Subjects, Agency, and Ethics, en Sexuality & Culture. Springer Nature, 2018.

MUNDY, C. Pedophilia as Age Sexual Orientation: Supporting Seto’s (2012) Conceptualization. Available at: < https://www.researchgate.net/publication/345918300_Pedophilia_as_Age_Sexual_Orientation_Supporting_Seto%27s_2012_Conceptualization >. Fecha: 11/22/20.

MURIGI, E. Age of consent around the world, en WorldAtlas.com. Disponible en: < https://www.worldatlas.com/articles/age-of-consent-around-the-world.html >. Fecha: 09/10/18.

NICHOLAS, L. ; TREDOUX, C. Early, late and non-participants in sexual intercourse: a profile of black South African first-year university students, en International Journal for the Advancement of Counselling, 19, pages 111 a 117. Springer Nature, 1996.

O’CARROLL, T. Paedophilia: the radical case. London: Peter Owen, 1980.

PEDOSEXUAL RESOURCES DIRECTORY. The sexual interest of the pedophile. Disponible en: < https://www.newgon.net/prd/pedo/interest.html >. Access date: 09/03/18.

RIND, B. First sexual intercourse in the Irish study of sexual health and relationships: current functioning in relation to age at time of experience and partner age, en Archives of Sexual Behavior. Springer Nature, 2020.

RIND, B. Gay and Bisexual Adolescent Boys’ Sexual Experiences With Men: An Empirical Examination of Psychological Correlates in a Nonclinical Sample, en Archives of Sexual Behavior, volumen 30, numero 4. Springer Nature, 2001.

RIND, B. Reactions to First Postpubertal Female Same-Sex Sexual Experience in the Kinsey Sample: A Comparison of Minors with Peers, Minors with Adults, and Adults with Adults, en Archives of Sexual Behavior. Springer Nature, 2016.

RIND, B ; BAUSERMAN, R ; TROMOVITCH, P. A meta-analytic examination of assumed properties of child sexual abuse using college samples, en Psychological Bulletin, volumen 124, numero 1, pages 22 to 53. American Psychology Association, 1998.

RIND, B. ; TROMOVITCH, P. A meta‐analytic review of findings from national samples on psychological correlates of child sexual abuse, en The Journal of Sex Research, volumen 34, numero 3, pages 237 to 255. Routledge, 1997.

RIND, B. ; WELTER, M. Enjoyment and Emotionally Negative Reactions in Minor–Adult Versus Minor–Peer and Adult–Adult First Postpubescent Coitus: A Secondary Analysis of the Kinsey Data, en Archives of Sexual Behavior. Springer Nature, 2013.

RIND, B. ; WELTER, M. Reactions to First Postpubertal Male Same-Sex Sexual Experience in the Kinsey Sample: A Comparison of Minors With Peers, Minors With Adults, and Adults With Adults, en Archives of Sexual Behavior. Springer Nature, 2016.

RIVAS, T. Positive memories: cases of positive memories of erotic and platonic relationships and contacts of children with adults, as seen from the perspective of the former minor, 3rd edition. Amsterdam: Ipce, 2016.

REID, R. Teen girls crave older male partners – an uncomfortable truth British society ignores. Disponible en: < https://www.telegraph.co.uk/women/womens-life/11794721/Teen-girls-sexually-crave-older-partners-an-uncomfortable-truth.html >. Fecha: 09/11/18.

REID, R. Teenage girls want relationships with older men – that’s why it’s men’s responsibility to say no. Disponible en: < https://metro.co.uk/2017/10/27/teenage-girls-want-relationships-with-older-men-thats-why-its-their-responsibility-to-say-no-7032490/ >. Fecha: 11/26/18.

RUTKIN, A. Could sex robots and virtual reality treat paedophilia? Disponible en: < https://www.newscientist.com/article/2099607-could-sex-robots-and-virtual-reality-treat-paedophilia/ >. Fecha: 09/09/18.

SANDFORT, T. Boys on their contacts with men: a study of sexually expressed friendships. New York: Global Academic Publishers, 1987.

SANDFORT, T. Sex in pedophiliac relationships: an empirical investigation among a nonrepresentative group of boys, en The Journal of Sex Research, volumen 20, numero 2, pages 123 to 142. Routledge, 1984.

SHORTLAND, G. Student, 14, raped and killed his maths teacher before disposing her body in a wheelie bin. Disponible en: < https://www.mirror.co.uk/news/real-life-stories/student-14-raped-killed-maths-7672822 >. Fecha: 09/04/18.

SOL RESEARCH. Cases in the research. Disponible en: < http://www.consentingjuveniles.com/cases >. Fecha: 09/11/18.

THOMPSON, A. Staff member at prestigious school had sex with boys “under duress”, court hears. Disponible en: < https://www.theage.com.au/national/nsw/armidale-school-sex-boys-court-teacher-20180907-p502hr.html >. Fecha: 09/10/18.

TINDALL, R. H. The male adolescent involved with a pederast becomes an adult, en The Journal of Homosexuality, volumen 3. Routledge, 1978.

TOURJÉE, D. Most child sex abusers are not pedophiles, expert says. Disponible en: < https://broadly.vice.com/en_us/article/mgmzwn/most-child-sex-abusers-are-not-pedophiles-expert-says >. Access date: 09/03/18.

ULRICH, H. ; RANDOLPH, M. ; ACHESON, S. Child sexual abuse: A Replication of the Meta-analytic Examination of Child Sexual Abuse by Rind, Tromovitch, and Bauserman (1998), en The Scientific Review of Mental Health Practice, volumen 4, numero 2. Center for Inquiry, 2005-2006.

VASILENKO, S. A. ; EXTEN, C. ; ROSENGERGER, J. G. Physical and Emotional Satisfaction at First Same-Sex Anal Sex in Young Gay and Bisexual Men, en Archives of Sexual Behavior. Springer Nature, 2020.

VIRTUOUS PEDOPHILES. F. A. Q. Disponible en: < https://virped.org/f-a-q.html >. Fecha: 09/01/18.

WET, N. ; ALEX-OJEI, C. ; AKINYEMI, J. ‘I’m in love with an older man’: reasons for intergenerational sexual relationships among young women in South Africa, en Culture, Health & Sexuality. Taylor & Francis, 2018.

WOMEN’S RIGHTS CAUCUS. Feminist declaration on the occasion of the twenty-fifth anniversary of the Fourth World Conference on Women. Available at: < https://iwhc.org/wp-content/uploads/2020/03/Beijing-25-Feminist-declaration.pdf >. Fecha: 05/18/21.

WORLD HEALTH ORGANIZATION. International classification of diseases, 11th edition. Disponible en: < https://icd.who.int/browse11/l-m/en#/http%3a%2f%2fid.who.int%2ficd%2fentity%2f517058174 >. Fecha: 09/01/18.

Deixe um comentário »

Nenhum comentário ainda.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s

Este site utiliza o Akismet para reduzir spam. Saiba como seus dados em comentários são processados.

%d blogueiros gostam disto: